INVERARTE






 

Si usted está interesado en comprar o vender alguna obra del maestro Miguel Covarrubias puede contactarnos en info@inverarte.com o telefónicamente. No manejamos litografías de este artista.

 

MIGUEL COVARRUBIAS (Ciudad de México, 1904 - Ciudad de México, 1957)

Miguel Covarrubias fue lo que justamente puede llamarse un humanista, sincera y apasionadamente entregado al estudio de la cultura, no sólo de México, sino también de otras latitudes: Estados Unidos, Centro y Sudamérica, China, Bali, etcétera. En el medio artístico y científico de este país -México-, su actuación fue decisiva: la antropología, la arqueología, la pintura, el dibujo, la danza, la museografía florecieron a partir de su ejemplo y de su labor promocional. La importancia de Miguel Covarrubias reside en la riqueza de su misma obra. Como caricaturista, sus dibujos marcaron una época y un estilo en revistas como Vanity Fair y Vogue. Personajes famosos y nacionalidades fueron retratados crítica y humorísticamente por Miguel Covarrubias, y de paso, revelaron sus grandes dotes de dibujante. Sus estudios e ilustraciones sobre las culturas precolombinas de Norte, Centro y Sudamérica son fuentes clave para su conocimiento. La gente y las costumbres del sur de México -el Istmo de Tehuantepec- fueron objeto de una magistral investigación. El pueblo de Bali le está eternamente agradecido por la proyección internacional y el rescate socio-antropológico que hizo en el insuperable libro Island of Bali (La isla de Bali). Numerosos dibujos y pinturas muestran la aproximación plástica a esas regiones geográficamente separadas, pero estéticamente reunidas en la visión de este hombre universal.

Varias colecciones arqueológicas, de México y del extranjero, se organizaron siguiendo los sabios consejos de Covarrubias. La danza mexicana conoció una época dorada cuando él asumió la jefatura del Departamento de Danza del INBA, donde hizo sus aportaciones estimulando a los bailarines y coreógrafos que entonces daban sus primeros pasos en los escenarios, surgiendo ideas coreográficas y diseñando escenografías y vestuarios. La obra Zapata clásica del ballet en México, basta para mostrar la trascendencia de Covarrubias en este campo.

Sus mapas y otras obras murales contienen un cúmulo de información sobre etnología de distintos pueblos, al mismo tiempo que muestran su concepción estética. La música y los bailes de los negros norteamericanos -básicamente el jazz- están plasmados en su serie de los Negros Drawings, en los cuales la síntesis formal y la sensualidad del movimiento alcanzan una notable interpretación. (Fuente: Por Roberto Littman en "Miguel Covarrubias", Centro Cultural Arte Contemporáneo A.C., 1987)

Miguel Covarrubias tampoco fue un simple teorizante, un mero acumulador de datos. Todo el ancho mundo era su laboratorio, y su tesoro de conocimiento no era sino rico combustible con que alimentaba su fértil talento creador de múltiples realizaciones. (Fuente: "Su sonrisa y su saber incomparables", por Fernando Gamboa en "Miguel Covarrubias", Centro Cultural Arte Contemporáneo A.C., 1987)

Fue, en muchos campos, precursor y descubridor. Poseía unas antenas de delicada sensibilidad con las que percibía el valor de las cosas antes que el mundo en general se diera cuenta siquiera de su existencia. Para citar sólo uno de innumerables ejemplos: cuando la música africana empezó a enloquecer a los públicos "cultos", Miguel Covarrubias ya tenía sobre ella una fabulosa discoteca y una amplísima documentación. (Fuente: "Su sonrisa y su saber incomparables", por Fernando Gamboa en "Miguel Covarrubias", Centro Cultural Arte Contemporáneo A.C., 1987)

Miguel Covarrubias tenía sólo 19 años cuando llegó a Nueva York en 1923, durante uno de los más deslumbrantes períodos de la historia de las artes en América del Norte. Era el jazz age, la época de speakeasies, donde se bebía bath-tub gin, de canciones como Let’s all get excited and make WHOOPEE, de las fleppers (muchachas emancipadas) con el pelo revuelto, bailando frenéticamente el Charleston. En esta Babilonia del Hudson, el joven Miguel Covarrubias, ya un artista consumado, formado en la gran tradición mexicana, se convirtió rápidamente en una celebridad. Su producción fue increíblemente dinámica y abundante. Publicó varios libros, ilustró otros, diseñó vestuario y escenografía para ballets y obras de teatro, hizo cientos de caricaturas para las grandes revistas, especialmente para la prestigiosa Vanity Fair. Sus caricaturas constituyen un comentario social penetrante (y también irresistiblemente gracioso) de los años ’20 y ’30, llevado a cabo sin pretensión, sin moralizar. Esencialmente artista, Miguel Covarrubias no era predicador santurrón que denunciara los males de su tiempo. Sin embargo, si el aspecto superficial de su obra refleja todo su placer en la comedia de la vida, el fondo esconde la tragedia que acompaña inevitablemente a la comedia. Estoy de acuerdo con el juicio de Diego Rivera: "En su arte, no hay crueldad viciosa; es todo ironía no corrompida por la malicia, un humor joven y limpio". (Fuente: "Hombre del renacimiento", por John L. Brown en "Miguel Covarrubias", Centro Cultural Arte Contemporáneo A.C., 1987)

 

ALGUNAS DE SUS EXPOSICIONES INDIVIDUALES MAS IMPORTANTES:

 

1924 Miguel Covarrubias inicia su colaboración con la revista Vanity Fair como caricaturista titular, New York.

1925 Publicación de su libro de caricaturas "The Prince of Wales and other famous Americans", New York.

1925 Inicia su larga colaboración en la revista semanal The New Yorker.

1925 "Miguel Covarrubias: Exposición de dibujos de Harlem", The New Gallery, New York.

1925 "Miguel Covarrubias: Caricaturas", The Dudensing Gallery, Nueva York.

1927 Publicación del libro "Negro Drawings", New York. Y bautizado “descubridor de Harlem”

1928 "Miguel Covarrubias", Valentine Gallery, New York.

1930 Se casa con Rosa Rolanda en New York, y viajan a Yokohama, Tokyo, Kobe, Shangai, Hong Kong, Manila, Makasar, Java, Bali, Sumatra, Singapur, Port Saíd, Nápoles y París. La escala decisiva es Bali, donde permanecen 9 meses.

1931 Empieza a publicar sus "Entrevistas imposibles" en Vanity Fair.

1931 Ilustra "China" de Marc Chadourne.

1932 "Miguel Covarrubias: Pinturas balinesas", Valentine Gallery, New York.

1933 Obtiene la beca Guggenheim para realizar estudios pictóricos en Bali durante 1 año más.

1934 Miguel y Rosa Covarrubias se establecen en Bali, compenetrándose en la cultura balinesa.

1935 "Miguel Covarrubias", Galería de Arte Mexicano, Ciudad de México.

1935 Ilustra "Typee" de Herman Melville y "Mules and Men" de Zora Neale Hurston.

1936 Vogue absorbe a Vanity Fair, Covarrubias sigue colaborando en la revista con caricaturas.

1936 Ilustra "Green Mansions" de William H. Hudson.

1937 Publica e ilustra "Island of Bali" incluye fotografías de Rosa Covarrubias, New York. La crítica es unánime: el libro es considerado como una obra de referencia y un éxito.

1938 Recibe el premio del "Art Directors Club" por la mejor portada revista (portada surrealista de Vogue, julio 1, 1937)

1939 Expone en la "Exposición Internacional del Golden Gate" de San Francisco, 6 mapas murales etnográficos, que describen minuciosamente los pueblos, la economía, el arte, la flora y fauna, la vivienda y las comunicaciones del Pacífico.

1940 Recibe la beca Guggenheim por un año para continuar los trabajos de su libro sobre la cultura indígena del Itsmo de Tehuantepec.

1941 Traslado de los mapas de San Francisco al Museo de Historia Natural de Nueva York.

1942 Regresa a vivir a México, ilustra "The Discovery and Conquest of Mexico" de Bernal Díaz del Castillo.

1946 Publica e ilustra "Mexico South".

1948 Ilustra "All Men are Brothers" de Shui Hu Chuan.

1954 Publica e ilustra "The Eagle, The Jaguar and The Serpent", primer tomo de la gran serie antropológica.

1956 Prepara la edición del tercer tomo de su gran serie antropológica sobre el arte indígena de Sudamérica. A su muerte los manuscritos se extravían.

1957 Se publica póstumamente el segundo tomo de su obra antropológica: "Indian Art of Mexico and Central America".

1987 "Homenaje a Miguel Covarrubias", Centro Cultural Arte Contemporáneo, Ciudad de México.