Dr. Atl

Guadalajara, 1875 - Ciudad de México, 1964

Obras disponibles




Si usted está interesado en comprar o vendor alguna obra de Dr. Atl, por favor mándenos un correo electrónico a [email protected] o contáctenos telefónicamente a (55) 5559-3208.

Archivo Fotográfico






BIOGRAFÍA - DR. ATL (Guadalajara, 1875 – Ciudad de México, 1964)


Gerardo Murillo nació en Guadalajara, Jalisco, el 3 de octubre de 1875. Decidió autonombrarse con el seudónimo Dr. Atl, que significa "agua" en náhuatl y antepuso el título de Doctor. Su primera formación artística inició en 1890 cuando estudió pintura en el taller de Felipe Castro, luego estudió en el taller de Félix Bernardelli, quien le enseñó las primeras herramientas para iniciarse en el arte del dibujo y del color, y sobre todo le mostró las transformaciones que estaban aconteciendo en las vanguardias artísticas europeas y del modernismo. A este taller concurrieron Roberto Montenegro, Jorge Enciso y José María Luprecio, entre otros. Posteriormente se trasladó a la Ciudad de México donde en 1896 frecuentó la Escuela Nacional de Bellas Artes, antigua Academia de San Carlos.

En 1897,  gracias a los apoyos oficiales del gobierno mexicano se embarcó desde Nueva York al puerto de Havre en Francia para emprender camino a Europa, lo que le permitió tener una sólida preparación artística y cultural. Antes de establecerse en Roma para cursar sus estudios artísticos, recorrió diversas ciudades italianas. Ya en Roma, concursó para ingresar en el Real Instituto de Bellas Artes, por las mañanas, y en la Academia de España por las tardes. El propio Atl divulgó el mito de que había sido colaborador del periódico Avanti, órgano del Partido Socialista Italiano, y que había ingresado a la Universidad de Roma a estudiar Filosofía de la Historia con Antonio Labriola, y Derecho Penal con Enrico Ferri, datos sin registro en la institución docente.

En el Salón de París, Atl presentó su primer autorretrato al pastel, dedicado a Jesús Contreras y firmado en 1899, que fue premiado con la medalla de plata. En Paris tuvo la oportunidad de estudiar detenidamente la Exposición Universal de 1900, evento particularmente importante para los pintores impresionistas, ya que por primera vez se les había otorgado un espacio pequeño en el Salón Central. Este acontecimiento trascendió en el devenir de las artes de vanguardia, no sólo en el ámbito parisino sino también en el europeo.

La resolución espacial de los paisajes del Dr. Atl se originó al inicio del siglo XX, con las enseñanzas que le dejó el divisionismo italiano a través de la obra de Giovanni Segantini.

Atl regresó a México y a partir de 1904 se incorporó a la Escuela Nacional de Bellas Artes, donde participó activamente en múltiples tareas académicas y de activismo político. Provocó un arduo debate con Antonio Fabrés, subdirector del plantel, al repudiar su sistema de enseñanza que consideraba anacrónico por incitar al alumno a buscar sus fuentes iconográficas en reproducciones fotográficas, lo que impedía que trabajaran al aire libre. La controversia la extendió contra el director de la escuela, el arquitecto Antonio Rivas Mercado, con quien estableció una larga disputa al condenar el sistema Pillet para la enseñanza del dibujo. El conflicto terminó en 1911, con la huelga de los estudiantes, quienes identificados con la vanguardia impresionista, exigieron la remoción del director y la revisión y reforma de los sistemas pedagógicos. El movimiento estudiantil dio como fruto la implantación de nuevos planes de enseñanza y la instauración de las Escuelas al Aire Libre.

De 1911 a 1914, regresó a Paris y es donde adoptó su seudónimo “Dr. Atl”, en un acto bautismal presidido por los poetas modernistas Rubén Darío y Leopoldo Lugones, quienes fungieron como padrinos de ceremonia. Durante este lapso su presencia en los círculos parisinos fue de gran activismo artístico y político; inauguró el periódico “L’Action d’Art” con la colaboración de artistas de diversas nacionalidades y vocaciones. Atl se ocupó de la sección de crítica artística con reseñas de eventos culturales, además analizó la obra de los artistas más relevantes del momento. Fue notable su identificación con el impresionismo y el posimpresionismo.

En 1914, Atl regresó a México y se integró a una ardua labor política con Venustiano Carranza, se comprometió a gestionar que los ejércitos populares, al mando de Emiliano Zapata, se sumaran al gobierno Carrancista. A partir de octubre de 1914 se convirtió en director de la Escuela Nacional de Bellas Artes. En 1916 se llegó a la fractura total, con motivo de la huelga de los electricistas, Carranza acusó al Dr. Atl de traidor por considerar que ejerció la sedición contra su gobierno. Atl se autoexilió en los Angeles, California por un tiempo y a su regreso se incorporó a la vida cultural de México, gracias a su amigo de juventud Alberto J. Pani, entonces secretario de Relaciones Exteriores y estrecho colaborador de Obregón. Desde ese momento, se le cerraron todas las puertas en el ámbito político y sólo se le permitió participar en proyectos oficiales de carácter artístico y cultural. 

Dr. Atl, fue capaz de llevar adelante la empresa que se había propuesto: rescatar el paisaje como una posibilidad de arte moderno, darle un sentido nuevo acorde con los tiempos. Los resultados son tan evidentes como sorprendentes: Atl abandona la pincelada pequeña, la perspectiva tradicional desaparece y, sobre todo, se aprecia una nueva percepción del paisaje, como memoria histórica y cultural de México.

El horizonte curvo, resultado de la magnífica aplicación de la perspectiva curvilínea de Luis Serrano, se enriquece con la explosión de color puro y la superposición de planos, que le proporcionaron sus Atl colors, colores que él mismo inventó, realizados a base de resinas secas que le permitían trabajar sobre gran variedad de superficies. Tal cualidad cromática hará del paisaje un ente vivo, capaz de generar emociones y reflejar una naturaleza cósmica y monumental. 

Quizá por experiencia y destreza en el manejo de la técnica del pastel sobre papel de su primera etapa artística, y por sus obras posteriores en la técnica del fresco, fue que sintió la necesidad de buscar materiales menos inestables que se pudieran aplicar en soportes rígidos. Atl conocía la técnica de la encáustica, pero esta tiene el inconveniente de que se debe de aplicar en caliente y con ello se pierde la rapidez del trazo y la espontaneidad que se lograba con los pasteles. Entonces, alrededor de 1915, inventó unas barras de color que se podían aplicar en frío, pero con el suficiente tiempo de secado y endurecimiento como para usarlas con rapidez y soltura. Les llamó Atl colors y consistían en una especie de encáustica a base de ceras, pigmentos y resinas que él fabricaba. A pesar de que el resultado visual y técnico es muy diferente al pastel, logró efectos novedosos y con una estabilidad y dureza de secado que lo entusiasmó sobremanera. En el proceso de aplicación de este material, a manera de crayón (usado generalmente para el terminado de las obras), produce un efecto de punteado que le resultó casi imprescindible para lograr en sus obras la sensación de atmósfera y una vibración del color extraordinaria. 

A lo largo de toda su vida se autorretrató en varias ocasiones. Esta práctica la llevó a cabo debido a su personalidad egocéntrica. Su imagen y lo que de esta proyectaba le resultaba importante, así que reinventó su fisonomía y sus gestos dependiendo de su edad y estado de ánimo. 

Dr. Atl vivió en el convento de La Merced, cuya iglesia fue destruida para construir el mercado, sólo quedó el claustro. El Dr. Atl se enamoró de la hija del general Manuel Mondragón, Carmen Mondragón, con quien hizo vida en pareja en el convento. Él le dio su nuevo nombre: Nahui Ollin, en náhuatl “cuatro movimientos”. Ella por su arte además de su belleza, fue una personalidad notable.

La afición  de Atl por los volcanes lo llevó a escalar frecuentemente el Popocatépetl, el Iztaccíhuatl y a presenciar el nacimiento del Paricutín en 1943. Abandonó todas sus actividades artísticas en la Ciudad de México para mudarse por largas temporadas a las faldas del nuevo volcán. Esto con la finalidad de estudiarlo y capturar la belleza del nuevo paisaje. Registró este fenómeno en apuntes y pinturas con las que presentó una exposición en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México en 1944; gracias a estos datos, también escribió el libro “Cómo nace y crece un volcán: el Paricutín”.

En 1948 creó una modalidad novedosa: el Aeropaisaje, es decir, vistas que dibuja desde un avión; después, en el taller pinta los cuadros. Según sus propias palabras: “El Aeropaisaje es una consecuencia óptica de un cambio de posición espacial debido al movimiento ascendente de una hélice en las capas superiores de la atmósfera. Raudo el aeroplano nos lleva a los planos etéreos del Aeropaisaje. ¡Arriba, arriba! ¡Arriba de las montañas y de las nubes! (Ahora el paisaje esta abajo). Todo ha cambiado. Los horizontes se ensanchan; las arrugas de la Tierra se empequeñecen; la masa de un cerro se aplasta; los valles giran; las montañas que nos parecían enormes son en realidad bibelots de porcelana azul sobre la cubierta arrugada de una mesa. Las cordilleras elevan sus crestas empenachadas de nieve -olas de un mar petrificado. En los días claros y despejados, bajo la cúpula azul del cielo, la Tierra es un mapa fantástico prodigiosamente policromado- paisaje de otro planeta iluminado por otro sol. Pero llegan las nubes. Los cúmulos ruedan sobre las montañas y todo lo transforman. Entre sus girones vaporosos asoman cráteres carcomidos, lomos ásperos de serranías, y se abren abismos en cuyo fondo aparecen verdes valles sembrados de montes como juguetes. El Aereopaisaje es el tumulto de los cielos y de la tierra hecho ritmo de belleza en la conciencia del hombre". 

Dr. Atl fue un personaje excepcional en la amplia vida cultural mexicana, por sus actividades, sus viajes, sus proyectos y sus teorías, su obra escrita, sus textos y por supuesto por su obra pictórica. En 1949 sufrió la amputación de su pierna derecha y falleció en la Ciudad de México, en 1964.

(Fuentes:1. Dr. Atl, Obras Maestras, textos de José Narro Robles, Consuelo Sáizar, Vanessa Bohórquez, Andrés Blaisten, Olga Sáenz, Jorge Alberto Manrique, Miguel Fernández Félix, Luis Rius Caso, Rebeca Cerda, Miguel Angel Rosas, UNAM, 2012; 2.Un nuevo género de paisaje, por Dr. Atl, México, junio 1958)

 

PRINCIPALES EXPOSICIONES INDIVIDUALES

 

1921 "Exposición de pinturas. Admire los paisajes de México. Entrada libre", Exconvento de la Merced, Ciudad de México.

1933 "Exposición de pinturas. Admire los paisajes de México. Entrada libre", Exconvento de la Merced, Ciudad de México.

1937 "Exposición de paisajes del Dr. Atl", Galeria de Arte Mexicano, Ciudad de México.

1944 "El Valle de México. Pinturas y dibujos del Dr. Atl", Palacio de Bellas Artes, Ciudad de México.

1948 "Valles y montañas de México", Museo Nacional de Artes Plásticas (MUNAL), Ciudad de México.

1950 "Exposición paricutínea", Instituto Nacional de Bellas Artes, Ciudad de México.

1958 "Aeropaisaje", Salón de la Plástica Mexicana, Ciudad de México.

1984 "Dr. Atl, Exposición Retrospectiva", Museo Nacional de Arte, Ciudad de México.

1984 "Dr. Atl, Exposición Retrospectiva", Palacio de Mineria, Ciudad de México.

2011-2012 "Dr. Atl: Obras maestras", Centro Cultural Universitario Tlatelolco, Ciudad de México.

2011-2012 "Dr. Atl: Bocetos y dibujos", Centro Cultural Universitario Tlatelolco, Ciudad de México.

2019 Atl, Fuego, Tierra y Viento, Sublime Sensación, MUNAL, Ciudad de México